Cuando la actriz mexicana Kate del Castillo ayudó a organizar una reunión secreta entre el actor Sean Penn y el narcotraficante Joaquín “el Chapo” Guzmán, no imaginó que acabaría basándose en la experiencia para su nueva serie de Netflix.

En “Ingobernable”, que debutó en Netflix el mes pasado, Del Castillo, de 44 años, interpreta a una primera dama ficticia de México que huye luego de ser culpada por el asesinato de su marido, que no cometió.

“Se trata de una mujer que busca demostrar su inocencia. Se trata de una mujer que ha sido perseguida por el Gobierno. Se trata de una mujer que ha sido criticada o está bajo escrutinio por algo que no hizo mal. Ella no es una criminal, ¿sabes?”, dijo Del Castillo a Reuters el viernes.

“Me trataron como una (criminal) en México, en mi país. Todas esas cosas, ella arriesgando su vida, ella en peligro, todas esas cosas, yo las viví”, agregó.

Del Castillo medió una entrevista entre Guzmán, el jefe del cártel de Sinaloa, y Penn en el 2015, luego de que el capo de la droga se mostró interesado en que se hiciera una película sobre su vida. El artículo fue publicado en la revista Rolling Stone a principios del 2016 y ayudó a conducir a la detención de Guzmán.

Penn y del Castillo no fueron investigados directamente por las autoridades mexicanas, pero la actriz dijo en una declaración a Univision en el momento que creía que el Gobierno mexicano “quiere destruirme”.

“Les puedo decir que no me arrepiento en lo absoluto”, dijo Del Castillo, y agregó que no ve que haya algo malo en tratar de asegurar los derechos de la historia de la vida de Guzmán.

“Fue arriesgado, por supuesto, pero al final soy una actriz, una mujer latina que vive en otro país, todavía luchando. Y voy a ir y buscar las buenas historias cuando estén allí”, agregó.

 

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJAR RESPUESTA