Profesores y alumnos egresados de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV), temen que se pretenda desaparecer dicha institución educativa.

Juan Ramón Rodríguez Salas, director solidario del plantel Tarimoya, acusó que uno de los ejemplos más claros es el hecho de que desde el inicio de la actual administración estatal, se ordenó la “compactación” en Veracruz-Boca del Río, es decir, que más de 30 sedes cerraron sus puertas, dejando disponibles únicamente tres.

“Queremos saber cuánto se han han gastado en esto de la mentada compactación, porque es dinero de los alumnos, no es dinero de los directores ni de la Universidad, es dinero de los alumnos que ellos depositaron en tiempo y forma a una alianza para el fomento del aprendizaje, ¿de dónde están sacando dinero para alquilar camiones ETP para trasladar a los alumnos cuando un plantel nos rechaza”, refirió.

Mencionó que no se emiten cartas de pasantes ni títulos a la comunidad estudiantil.

“No les extienden constancias para el seguro social, no les extienden constancias para el trámite de becas, ya los alumnos perdieron la oportunidad de ser beneficiados por las becas del ayuntamiento y los diferentes programas federales a los que tienen derecho”.

Aseveró que se corre el riesgo de que la Secretaría de Educación Pública (SEP) les retire el registro de validez oficial.

“En estos momentos lo que corre peligro de que no le den validez es el período enero a mayo que es cuando se aventaron a hacer la mentada compactación”.

Negó que la UPAV sea una “escuela patito”, pues afirmó que cuenta con un importante nivel educativo.

-¿La quieren desaparecer?- se le preguntó.

“Es lo que le queremos preguntar al señor gobernador porque nos están engañando, si le dijeron que en Veracruz los alumnos están felices no, afuera tenemos madres de familia molestas porque no las dejan entrar, molestas porque a sus hijos no les mandan ni una constancia”.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJAR RESPUESTA