Los pacientes con obesidad incrementan en un 85 por ciento el riesgo de desarrollar insuficiencia renal crónica, informó el jefe del servicio de Nefrología del Antiguo Hospital Civil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde”, Guillermo García.

Durante un acto conmemorativo por el Día Mundial del Riñón 2017, afirmó que un elevado índice de masa corporal es uno de los principales factores para el desarrollo de esta enfermedad y de otras como cálculos renales, cáncer de riñón, diabetes e hipertensión.

Consideró que la obesidad se ha convertido en una epidemia global, ya que se estima que en el mundo 600 millones de personas la padecen y se ha proyectado que su prevalencia aumente en un 40 por ciento durante la próxima década.

Indicó que en México, siete de cada 10 mexicanos mayores de 19 años tienen sobrepeso u obesidad. En niños y adolescentes, la prevalencia también ha aumentado. En infantes de cinco a 11 años es de 33 por ciento y de 36 por ciento en menores de 11 a 19 años.

Por su parte, Héctor Raúl Pérez Gómez, director general del Hospital Civil de Guadalajara, dio a conocer que de acuerdo con el United States Renal Data System, existen tres regiones en el mundo con mayor incidencia de casos de insuficiencia renal: Taiwán, México -específicamente Jalisco- y Estados Unidos.

La incidencia de la enfermedad renal en el mundo está por el orden de los 150 y 400 nuevos casos por millón de habitantes. En el caso de Jalisco, la incidencia es de 420 nuevos casos por millón de habitantes, por encima de la estimación mundial.

Pérez Gómez destacó que hay que prevenir aquellas enfermedades que se saben llegan a ocasionar insuficiencia renal como la diabetes, la hipertensión y la obesidad.

“El asunto es que la obesidad es un estado inflamatorio, crónico y generalizado del organismo, lo que lleva a la producción de moléculas tóxicas para los riñones; algunas actúan a través de un proceso oxidativo lo que daña a las nefronas, células renales. Sin necesidad de que haya diabetes o hipertensión, la obesidad es causa directa de insuficiencia renal crónica”, añadió.

Este año, el Día Mundial del Riñón promueve la educación acerca de las consecuencias nocivas de la obesidad y su asociación con la enfermedad renal. Asimismo, aboga por un estilo de vida saludable, ejercicio cotidiano, una buena hidratación y políticas públicas de salud que promuevan medidas preventivas alcanzables.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA