En caso de que el Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) imponga a un candidato externo a la alcaldía de Veracruz, será un “suicidio” y habrá “desbandada” en el tricolor, advirtió el precandidato Gustavo Sousa Escamilla.

Afirmó que si es un priista “no hay problema” porque las reglas del “juego” así son, pero si imponen a uno que no sea militante del PRI será el “suicidio” y una entrega del partido a otras fuerzas por “razones económicas o inconfesables”.

El aspirante a la presidencia municipal de Veracruz tiene conocimiento de que “están analizando perfiles de otros precandidatos, que aunque no siendo del PRI podrían ser tomados en cuenta”, por ejemplo de Francisco Ávila Camberos.

“El ingeniero Ávila Camberos, mis respetos para él, yo lo considero un buen hombre, una persona decente, pero no es priista; y cómo va acreditar el ingeniero Ávila Camberos cinco años de militancia priista para ser tomado en cuenta por el partido”.

En caso de que así sea “seguramente” habrá una “desbandada total de las bases del priismo que ya están cansadas de que vengan candidatos externos que no tienen el compromiso con el partido, que no lo quieren”.

Señaló que él no dejaría el PRI pero se haría a un “lado” y no trabajaría en las campañas.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJAR RESPUESTA