El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, pidió ayer de manera formal suspender a Venezuela del organismo si no celebra “elecciones generales completas a la mayor brevedad” con observadores internacionales para que sean “libres, justas y transparentes”, pero si esos comicios no se convocan en un plazo de 30 días, la OEA debe apostar por la suspensión.

Esta es la conclusión de su reciente informe de 75 páginas n el que es muy crítico sobre el régimen de Nicolás Maduro, en el que actualiza el que publicó el 31 de mayo del 2016, con el que invocó la Carta Democrática de la OEA e inició un proceso aún abierto que podría llevar a suspender a Venezuela del organismo.

DEMOCRACIA. “Aprobar la suspensión del desnaturalizado gobierno venezolano es el más claro esfuerzo y gesto que podemos hacer en este momento por los venezolanos, por la democracia en el continente, por su futuro y por la justicia”, concluye Almagro en su reporte que dirigió al Consejo Permanente para que lo envíe a los países miembros.

El documento asegura que, “en la historia cercana” del continente, “no existe un dictador que haya triunfado contra la voluntad colectiva de los países democráticos” y subraya que, desde la aprobación de la Carta Democrática Interamericana en 2001, la región “ha cerrado el paso a cuanto dictador ha intentado perpetuarse como gobernante”.

VOTACIÓN. El ex canciller uruguayo propone así al Consejo, que integran los 34 estados miembros, que considere la decisión de suspender a Venezuela del ente, una posibilidad que de avanzar debe lograr el voto a favor de dos tercios de los cancilleres en una Asamblea General extraordinaria.

Crisis

Parlamento declara “crisis humanitaria alimentaria”

La Asamblea Nacional de Venezuela (AN, Parlamento), controlada por la oposición, aprobó ayer declarar la “crisis humanitaria en materia alimentaria” en el país, un acuerdo enmarcado en “una crisis social sin precedentes” que, aseguran los diputados, tiene a 3 millones de venezolanos “comiendo desperdicios”.

La llamada “Declaratoria de crisis humanitaria en materia alimentaria en Venezuela”, que fue aprobada de manera unánime por la oposición parlamentaria y con el voto ausente del bando oficialista, será enviada a la Organización de Estados Americanos (OEA) y a las Naciones Unidas, entre otros organismos internacionales.

En la declaración se considera que “el modelo económico impuesto por el gobierno de Nicolás Maduro está basado en estatismo, expropiaciones arbitrarias, controles abusivos de precios y en desprecio de la iniciativa privada en la economía solo ha tenido como resultado el colapso a niveles históricos en la producción nacional”.

Asimismo, en el documento se indica que la inflación anualizada, dato que no ha sido ofrecido por el Banco Central desde 2015, llegó al 700 por ciento y la escasez de productos básicos supera el 90 por ciento.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA