Caracas cumplirá tres años sin recibir un servicio permanente de agua potable por tubería, lo que cambió la vida y hábitos de sus habitantes, denunciaron usuarios.

“El 6 de mayo cumpliremos los primeros tres años bajo un permanente y severo racionamiento del vital líquido”, declaró a Notimex la presidenta de la Asociación Civil por una Mejor Calidad de Vida (Provida), Doris Palacios.

Dijo que en más de dos oportunidades envió comunicaciones a la empresa estatal Hidrocapital solicitando información sobre el motivo por el cual se mantiene el racionamiento, cuando llueve tanto en los embalses, pero no ha obtenido respuesta.

“SÓLO EN LA AVENIDA PRINCIPAL DE LA URBANIZACIÓN LA URBINA, EN EL ESTE DE CARACAS, HAY OCHO BOTES DE AGUA POTABLE DESDE HACE SEIS MESES Y PESE A ENVIAR MENSAJES A HIDROCAPITAL, DENUNCIANDO ESTAS FUGAS DE AGUA, LA EMPRESA NADA HACE AL RESPECTO”, ASEVERÓ.

Por su parte Ana Guía, vecina del municipio Chacao, explicó que planifica sus actividades con base en los días en que le llega el agua a su apartamento. “En la media hora que me ponen el agua en el edificio, debo lavar toda la ropa y llenar los envases. Es horrible”, narró.

Refirió que los vecinos hacen guardias para estar pendiente de cuándo llega el agua de la calle para encender las bombas hidroneumáticas, por cuanto han tenido que reparar algunos de esos equipos porque se dañan cuando al tanque le falta agua.

Mientras, Ramona Moreno, residente en el centro de Caracas, dijo que el agua llega a su apartamento media hora diaria a partir de las 7:00 de la mañana y media hora a partir de las 11:00 de la noche.

“Por lo que tengo que lavarme como los gatos y salir corriendo para el trabajo”, señaló.

Dijo que en la avenida México, donde vive su mamá, el agua llega solo una vez a la semana. “La pobre casi nunca puede bañarse en la regadera, sino con un tobito y dos veces ha tenido que mandar a destapar las cañerías y drenajes porque se tapan por falta de agua”, explicó.

La octogenaria Josefina Quintero, vecina de la urbanización El Marqués, dijo que desde hace mes y medio colocan el agua solo media hora en la mañana y media hora en la noche. “Me despierto en la noche a lavar platos y ollas para aprovechar el agua, pero me desvelo”, se quejó.

Petra Salazar, habitante de la parroquia Sucre, refirió que tiene que lavar por partes, y que cuando debe hacer alguna diligencia en la calle trata de hacerla antes de la hora que ponen el agua para poder almacenar un poco para beber y echarle al retrete.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJAR RESPUESTA