Luis Videgaray, secretario de Relaciones Exteriores, acudió a la Casa Blanca para externar su rechazo a la intención del gobierno norteamericano de separar a las familias indocumentadas mexicanas luego de ser detenidas en suelo estadunidense.

Ante el anuncio del secretario de Seguridad Interior, John Kelly, de que se analiza la posibilidad de separar a los menores de sus familiares al cruzar la frontera sin papeles, Videgaray hizo una visita relámpago a Estados Unidos, donde se reunió con el director del Consejo Nacional Económico de la Casa Blanca, Gary Cohn; con el asesor de Seguridad Nacional, Herbert Raymond McMaster, y con Jared Kuschner, asesor senior del Presidente Donald Trump, a quienes dijo que esa propuesta atenta contra los derechos humanos y la integridad de los mexicanos.

Tras la reunión, el Canciller ofreció una conferencia de prensa en la Embajada de México en Estados Unidos, que encabeza el embajador Gerónimo Gutiérrez, donde refirió que la corta visita a Washington fue para externar la preocupación y rechazo de México a la propuesta de Kelly.

“El motivo de las reuniones fue muy específico: expresar al gobierno de los Estados Unidos nuestra grave preocupación a la posible política anunciada por el Gobierno de los Estados Unidos de separar a las familias mexicanas a su arribo. Es una preocupación que hemos expresado ya previamente al Departamento de Seguridad Interior y que el día de hoy, de manera directa, hemos expresado a la Casa Blanca.

“El Gobierno de México reitera que tenemos la absoluta disposición para llegar a buenos acuerdos, a tener un diálogo siempre constructivo con el Gobierno de los Estados Unidos, siempre y cuando se respeten principios fundamentales, entre ellos, en primer lugar, los derechos humanos de las y los mexicanos en los Estados Unidos, y creemos que separar a las familias a su arribo, con independencia de las razones que motiven una política de esta naturaleza, representa atentar contra la integridad de la unidad fundamental de la vida social, que es la familia”, dijo Videgaray.

El titular de la SRE dijo que además reiteró el rechazo a la aplicación unilateral de disposiciones por parte del gobierno norteamericano que afectan a México, como la intención de deportar a México a personas de otro país.

“Las decisiones de quién entra a México las toma México y solamente México, y así lo hemos expresado con claridad, directamente al Secretario de Estado (Rex Tillerson) y al secretario de Seguridad Interior (Kelly), y hoy lo hemos reiterado de manera clara al equipo de la Casa Blanca”, enfatizó Videgaray.

Enviar México a gente de otras nacionalidades que llegan ilegalmente a Estados Unidos, resaltó Videgaray, ocasionaría graves problemas legales y vulneraría de manera grave la soberanía de México.

Respecto a la renegociación del Tratado de Libre Comercio, que el secretario de Comercio estadunidense, Wilbur Ross, propone sea hasta final de año, y cuya revisión y análisis duraría un año, Videgaray dijo que espera las conversaciones formales en materia comercial inicien a mediados de este año, probablemente a finales de junio o principios de julio, una vez que concluya el proceso de consulta que lleva a cabo la Secretaría de Economía en México, y el trámite de consulta legislativa que deberá llevar a cabo el gobierno de Estados Unidos. Las discusiones, abundó, durarán varios meses.

Cuestionado sobre la afirmación de Kelly en cuanto a que disminuyó en febrero 40 por ciento la detención de inmigrantes ilegales, el Canciller dijo la cifra de un mes no permite afirmar que sea por las políticas antiinmigratorias recientemente tomadas.

“Es prematuro saberlo, pero todo indica que esto es una continuación de una tendencia importante que se ha observado en los últimos años”, dijo.

Mencionó que en los últimos diez años se ha transformado el fenómeno migratorio, y hoy la migración neta entre México y Estados Unidos es negativa, esto es, hay más mexicanos que salen de la Unión Americana que los que ingresan cada año.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA