La Pastoral de la Movilidad Humana de la Diócesis de Coatzacoalcos tendrá que reforzar los trabajos para recibir a los mexicanos que sean deportados de los Estados Unidos, afirmó el obispo de la Diócesis de Coatzacoalcos, Rutilo Muñoz Zamora.

Entrevistado al término de la misa que ofició en la catedral de San José con motivo del inicio de la Cuaresma, el jerarca católico reconoció que la situación será cada vez más difícil para los migrantes que intenten cruzar hacia la Unión Americana.

“Tenemos que estar preparados, mención que ya está una pastoral ahí, pero tendrá que ser reforzada porque seguramente se va a dar un fenómeno de muchos que van a regresar. Ya están dando algunos pasos a nivel de nuestro gobierno y dentro de nuestro trabajo como iglesia estamos también dispuestos para hacer o buscar lo más adecuado para recibir a todos aquellos que vayan a regresar”, expresó.

Muñoz Zamora aclaró que en el caso de las personas de origen centroamericano sus naciones deberán hacerse cargo mientras que la iglesia católica analizará la habilitación de más espacios así como la realización de campañas para acopiar víveres, ropa y medicamentos.

El obispo de Coatzacoalcos advirtió que el fenómeno migratorio continuará pese al cierre de las fronteras.

Por otro lado, el jerarca católico lamentó que la sociedad siga sufriendo la ola de violencia e inseguridad.

“Son situaciones que nos duelen, desde que el fallece en un accidente hasta el que es de esta forma violentada por los grupos o bandas delictivas y que es fruto en concreto de situaciones que nos hacen ver que tenemos que cambiar. La sociedad está trastocada en lo más profundo a raíz del alejamiento de dios y de los valores”, manifestó.

SIN COMENTARIOS

DEJAR RESPUESTA