A pesar de ser prácticamente una desconocida, Blanca Blanco ha conseguido eclipsar a las mismísimas estrellas de Hollywood en la ceremonia de los Óscar gracias a su atuendo, con el que enseñó mucho más que ninguna otra de las actrices que posaron frente a los fotógrafos por culpa de la abertura lateral de su vestido y su decisión de acudir a la gala -aparentemente- en plan comando.

Sin embargo, tras unas prudenciales 24 horas en las que su nombre ha aparecido en los titulares de medios estadounidenses e internacionales, ahora la intérprete ha decidido hacer las primeras declaraciones sobre la mala pasada que le jugó su vestido para aclarar que sí se había puesto ropa interior.

“Llevaba puesto un body, era como una especie de bañador, pero por alguna razón en las fotografías parece que no llevara nada. La prenda era de color carne, del mismo tono que mi piel, pero no estaba desnuda”, asegura en exclusiva la actriz en una entrevista al periódico Daily Mail, en la que insiste en que la publicidad que le ha reportado su ‘desliz’ sobre la alfombra roja de la noche más importante del cine no compensa el bochorno que ha vivido.

“Los Óscar son un evento muy importante y sueño con acudir de nuevo algún día como nominada. Respeto muchísimo la gala y jamás se me ocurriría acudir desnuda”.

Lo primero que hizo la intérprete nada más abandonar la ceremonia de premios, y después de recibir un sinfín de mensajes de sus conocidos advirtiéndole de que estaba en boca de todos, fue llamar a su madre para asegurarle que no se había paseado por la alfombra roja enseñando sus partes íntimas.

“Como llevaba el body puesto no lo pensé demasiado, pero cuando eché a caminar tuve que sujetarlo porque me di cuenta de que me estaba enredando y se había descolocado”, explica desconsolada.

De esta forma, la aspirante a estrella de Hollywood -que acaba de rodar ‘Woman On The Ledge’ junto a Rumer Willis, hija de Bruce Willis y Demi Moore- espera zanjar

la polémica sobre su paso por los Óscar, en los que en su anterior edición fue nombrada una de las peores vestidas, y desmentir que todo se haya tratado de un truco publicitario para aumentar su popularidad.

“No pensé: ‘Voy a enseñarlo todo en los Óscar’, esa no era la idea. No fue una estrategia o algo similar”.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJAR RESPUESTA