A diferencia de buena parte de los invitados y los espectadores que seguían con expectación el anuncio del filme ganador de la noche, el maestro de ceremonias de una de las galas más polémicas que se recuerdan en los casi 90 años de historia de los Óscar, el presentador y cómico Jimmy Kimmel, ha tratado de tomarse con sentido del humor el error garrafal que tuvo lugar durante la entrega del premio a mejor película, cuando el galardón fue a parar por equivocación a ‘La La Land’ en lugar de a ‘Moonlight’ por una confusión con las tarjetas.

“Sé que es algo inusual, pero recuerdo estar ya entre el público y pensar: ‘Bueno, ahora aparecerá el presentador y lo aclarará todo’. Y luego acordé: ‘Madre, si soy yo el maestro de ceremonias’. Y ahora tenemos a varios productores de las dos películas en el escenario. Me preguntaba quién demonios era quién y de qué película.

Me quedé ahí plantado como un idiota, sintiéndome fatal por toda esa gente pero al mismo tiempo intentando no reírme al mismo tiempo, para ser sincero”, confesó el humorista en su programa de la cadena ABC con la tranquilidad que aporta el paso de un tiempo prudencial.

El propio Jimmy también fue testigo directo de cómo entre el patio de butacas, y fruto del pánico generalizado, tenía lugar un intenso debate sobre si lo que estaba ocurriendo sobre el escenario era real o la escenificación de una mera broma que había ideado el propio cómico para dar un giro tan dramático como ficticio a la gran noche de Hollywood.

“Tengo que reiterar que nada de esto fue una broma. Si hubiera querido tomarles el pelo, habría hecho algo más que escribir otro nombre en la tarjeta del ganador. En mi caso, hubiera metido unos cupones en el sobre o algo parecido”, bromeó durante el monólogo de su espacio televisivo, antes de dedicar unos segundos a alabar a todos los implicados en semejante lío por la elegancia y compostura que exhibieron en todo momento.

“Lo sobrellevaron muy bien, la verdad, las dos partes [en referencia a los productores de ‘La La Land’ y ‘Moonlight’] llegaron a un acuerdo sobre la custodia y nadie pidió derechos de visita ni nada por el estilo”, indicó provocando las risas del público.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA