Al pensar en empresas exitosas siempre se nos viene a la cabeza por ejemplo Amazon, Google, Apple, muchas de ellas relacionadas con servicios en internet. La verdad es que, tal y como desgranamos en este artículo, muchas de las grandes empresas del mundo están estrechamente relacionadas con la red de redes.

Pero el hecho es que estas compañías o se basan en el long tail u ofrecen un servicio que es útil para gran parte de la población. ¿Pero acaso un negocio que se base en un nicho de mercado y que obtenga una gran rentabilidad no es exitosa? ¿O el éxito solo depende de que la cuenta de resultados sea lo más abultada posible?

Una idea lunática también puede funcionar

El éxito también es relativo, porque triunfar en internet con los proyectos que os presentamos en este artículo, no está al alcance de todos y se pueden considerar logros tremendos. Y es que los negocios exitosos también pueden ser aquellos que saquen el máximo beneficio de una idea, que a priori parece improbable (en algunos casos imposible) que vaya a funcionar.

Esto se explica porque hoy en día cualquiera que tenga una idea, y lo más importante, sepa venderla, puede ponerla en marcha en la red de redes. Uno de los primeros pasos, que es tener una plataforma web de venta, es más sencillo de realizar que nunca gracias a páginas web como esta. Ahora bien, primero habrá que tener muy claro a qué tipo de público objetivo queremos apelar y cómo llegar a éste. Si los siguientes proyectos triunfaron es fácil dar con alguno que sea mejor que éstos.

Una de las ideas más sorprendentes a la par que simples, la tuvo Alex Tew allá por el año 2005. Su negocio era vender pixeles a 1 dólar en su página web “Million Dollar Homepage” a todo aquel que quisiera anunciarse. Pues bien, al cabo de unos meses, el joven inglés había recaudado más de un millón de dólares. Además, la página web sigue en activo y con todos los pixeles vendidos.

Otro negocio que ha dado mucho que hablar es Aethaer. Esta empresa pertenece a otro británico, Leo De Watts, el cual vende botellas de aire fresco de la campiña inglesa al módico precio de 80 libras. La mayoría de clientes se localizan en China, algo que tiene bastante lógica, dado los altos niveles de contaminación en las urbes del gigante asiático.

Por último, nos trasladamos a Zúrich, Suiza, donde se encuentra la sede de Blacksocks. Esta empresa que nace en 1999, empezó ofreciendo un servicio mediante el cual sus suscriptores recibían mensualmente una cantidad determinada de calcetines negros. Cuentan con miles de clientes y facturan millones de euros con esta sencilla idea.

Como se observa en estos ejemplos, cualquier plan descabellado puede derivar en un torrente de dinero. Simplemente, se tiene que planificar bien e intentar llegar al target correcto de la manera adecuada. Si una cosa ha conseguido internet es democratizar un poco más la igualdad de oportunidades.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA