La actriz Katherine Heigl se convirtió hace ocho semanas en madre por tercera vez con la llegada de su pequeño Joshua Bishop Jr, pero en lugar de conformarse con las responsabilidades derivadas de tener familia numerosa, lo cierto es que la intérprete ya está pensando en ampliar aún más su prole y no ha dejado de intentar persuadir a su marido, Josh Kelley, de que ambos se encuentran en el mejor momento para ir a por el que sería su cuarto retoño.

“Ya he intentado tener esta conversación con él, pero la verdad es que tiene razón. Ocho semanas después de dar a luz, ya estoy pensando en el siguiente y él me dice siempre: ‘No pienso hablar sobre ese tema ahora mismo’. Y mi opinión es que, después de haber tenido dos, qué más da cuántos vengan ya”, bromeó la artista al portal ‘Entertainment Tonight’.

La que fuera protagonista de ‘Anatomía de Grey’ también revela que, a diferencia de sus hijas mayores Nancy (8) y Adelaide (4), a quienes dio la bienvenida a su hogar tras un largo proceso de adopción, su última aventura maternal fue fruto de la casualidad y de una idílica vida doméstica capaz de gestionar con eficacia cualquier tipo de imprevisto.

“No fue planeado, la verdad. No era nuestra intención ampliar la familia, de hecho cuando nos enteramos de que volveríamos a ser padres no sabíamos cómo nos íbamos a organizar de cara a los preparativos y en la forma de administrar nuestro tiempo. Nos hemos dado cuenta de que no siempre puedes tenerlo todo controlado, y al final nos ha sorprendido ver que las cosas funcionan aunque no siempre salgan de la manera que tenías pensada”, explicó en la misma conversación, antes de insistir en lo afortunada que se siente al poder disfrutar de una merecida baja maternal.

“Y lo cierto es que al final todo ha funcionado a la perfección. Acabé de trabajar en diciembre y ahora tengo todo el tiempo del mundo para dedicarlo únicamente a ser madre. Es una bendición, estoy muy agradecida”, sentenció.

SIN COMENTARIOS

DEJAR RESPUESTA