Un grupo de especialistas del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (Cideteq), desarrollan método para estimular y promover, a través de electricidad, la germinación de plantas en peligro de extinción.

El proyecto busca el rescate de plantas endémicas del estado de Querétaro, como la biznaga de la cañada y la biznaga tonel dorada o asiento de suegra, que de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) están en riesgo.

Para el desarrollo de la investigación, el alumno del Cideteq, Gustavo Acosta Santoyo, dijo que se basaron en estudios previos hechos en el laboratorio de análisis de suelos de dicho centro de investigación, enfocados en la remoción de hidrocarburos y metales a través de métodos de electrorremediación.

“Esta técnica consiste en insertar un ánodo y un cátodo en el suelo que genere una corriente eléctrica para remover hidrocarburos y metales pesados, dependiendo del contaminante que esté en el suelo”, explicó.

En entrevista con la Agencia Informativa Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Acosta Santoyo detalló que el proyecto inició con un proceso de caracterización de las concentraciones de hidrocarburos en el suelo, para luego realizar un tratamiento electrocinético combinado con plantas.

Asimismo, refirió que dicho protocolo, reportó que este sistema permitía también el incremento en la tasa de germinación de ciertas especies de plantas en suelo limpio.

“A partir de eso, empezamos a probar plantas tanto agronómicas como el maíz  y el trigo, así como otras que están amenazadas, en este caso la Mammillaria mathildae y la Echinocactus grusonii”, apuntó.

El estudiante de doctorado en ciencia y tecnología subrayó que el proyecto usa placas de titanio con sales de metales de transición para producir con ellos una descomposición y migración más efectiva de los nutrientes en las plantas, donde observaron que las semillas rompen más rápido el letargo.

“Probamos diferentes voltajes y tratamientos para determinar cuál era el mejor sistema para aplicarlo en las plantas hasta obtener el que ya tenemos, que consiste en hacer un pretratamiento a las semillas y la aplicación de voltaje para aumentar su germinación”, comentó.

Uno de los objetivos del estudio es la elaboración de una técnica de propagación, para incrementar la población de las especies con las que se trabaja, pero fuera del laboratorio, ya que cuando salen del ambiente controlado se mueren.

“La intención que tenemos es poner las semillas directamente en el campo, tratarlas allá y evitar este cambio de climas que muchas veces afecta las poblaciones que se reincorporan al ambiente”, sostuvo.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJAR RESPUESTA