La explosión en una bodega de plásticos en la colonia Héroe de Nacozari, que cobró la vida de dos personas en septiembre del año pasado, sigue impune.

Juan Jaime de la Rosa Ramírez, sobreviviente a la tragedia, dijo que ni siquiera ha sido requerido en las investigaciones, a cargo de la Fiscalía General del Estado (FGE).

“Hace poco pasé por ahí porque pasó el taxi y veo que está igual. De la empresa dijeron que iba a llegar una persona a preguntarme cómo sucedieron las cosas, pero pues no”, expresó.

En entrevista, el trabajador que estaba por primera ocasión en el almacén dijo que no había motivo para que la explosión ocurriera debido a que los vehículos que se incendiaron eran nuevos.

Jaime de la Rosa entró como operador de montacargas, antes del siniestro se encontraba en una tolva junto con dos personas, hasta que escuchó un flamazo y luego trató de salir, pero finalmente fue trasladado al hospital 36 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a bordo de un taxi.

Si bien la empresa que lo contrató ha cubierto los gastos necesarios, incluida su hospitalización en Veracruz, el obrero perdió movilidad en las manos y tuvo que ser operado en uno de los párpados, mientras que el otro no está al cien por ciento, lo mismo que sus extremidades.

A consecuencia de lo anterior, se sumó a la pugna de la Fundación Te Queremos Ayudar – que encabeza Xóchitl Mortera Hernández- para la instalación de una unidad de quemados en Coatzacoalcos para evitar traslados a ciudades como Veracruz.

“Sería lo más correcto, nos evitaría mucho. Depende la vida de uno que pasa por esto al momento de sufrir una quemadura, son segundos que se salvan, sería lo más prudente y conveniente”, manifestó.

Sus familiares coincidieron en que la unidad de quemados es necesaria para mejorar la atención a las personas que sufren quemaduras.

SIN COMENTARIOS

DEJAR RESPUESTA