Cerca de 20.000 personas realizaron una marcha en la capital mexicana el domingo para exigir respeto para su país y sus migrantes ante la percibida hostilidad del gobierno del presidente estadounidense Donald Trump.

Muchos de los manifestantes portaron banderas mexicanas y vistieron de blanco como signo de unidad y para indicar la naturaleza no política de la marcha. Una de las mantas decía: “Gracias Trump por unir a México”.

La multitud protestó contra los planes de Trump de construir un muro fronterizo y de aumentar las deportaciones de migrantes. Trump además ha presionado a corporaciones estadounidenses para que generen empleos en Estados Unidos y no en México.

Una de las manifestantes, Paulina Ortega, portaba un letrero en inglés que decía: “Amamos a los estadounidenses, odiamos el racismo”.

“Esta es un marcha por la dignidad”, aclaró.

Irene Aguilar, una profesora universitaria, señaló que el mensaje central de la protesta era mostrar la unidad de los mexicanos ante la adversidad.

En la marcha también fueron incluidos muchos carteles de apoyo a los migrantes mexicanos que viven en Estados Unidos.

“Queremos demostrar a todos los que enfrenten discriminación en los Estados Unidos que estamos con ellos”, declaró Ana Fernanda Islas, una estudiante universitaria.

Los mexicanos han hecho un llamado a la unidad ante el desafío que representan las políticas de Trump, pero en la marcha hubo casi la misma cantidad de carteles de crítica al presidente mexicano Enrique Peña Nieto como contra el nuevo líder estadounidense.

En otras ciudades mexicanas se realizaron el domingo manifestaciones más pequeñas.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJAR RESPUESTA