Así muere una estrella similar al Sol

0
74

El telescopio espacial Hubble lleva más de 26 años en órbita y continúa ofreciéndonos imágenes increíbles, como la de esta estrella moribunda.

Se la conoce como nebulosa de la Calabaza —por su forma— o nebulosa del Huevo Podrido, por la cantidad de compuestos sulfurosos que contiene —y que nos transmitirían un olor desagradable si no estuviéramos a 5000 años luz de distancia. Lo que vemos es la muerte de una estrella de masa similar al Sol: una gigante roja transformándose en una nebulosa planetaria.

La estrella se encuentra en el centro de la explosión, y lo que la rodea es gas y polvo expulsados en direcciones opuestas a una velocidad vertiginosa: la parte amarilla de la nebulosa se está moviendo a ~un millón de kilómetros por hora. De ahí que la muerte de una estrella sea un fenómeno tan difícil de ver: en términos astronómicos, ocurre en un abrir y cerrar de ojos.

Durante los próximos mil años, esta espectacular protonebulosa de la constelación de Puppis seguirá evolucionando hasta convertirse en una nebulosa planetaria de pleno derecho. Y así es como muere una estrella similar a la nuestra. Pero tranquilo: a nuestro querido sol aún le queda mucho hidrógeno que fusionar.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJAR RESPUESTA