En su momento, la que sería la primera computadora cubana, bautizada con el nombre de CID-201, constituyó una gran proeza tecnológica que sin duda alguna, abrió nuevos caminos informáticos en la década de los 70.

Ahora bien, la inauguración a finales del año pasado, de una nueva línea híbrida para la respectiva fabricación de tabletas y también computadoras portátiles evidencia claramente las crecientes proyecciones de la isla en ese ámbito.

De hecho este mismo mes estarán listas las que serían las primeras Laptops con procesador Core i3, Celeron y como si fuera poco, Core i5, todas computadoras de sexta generación, así como las tabletas de ocho y de diez pulgadas, cuyas primeras producciones serán destinadas al mercado mayorista, con el objetivo de suplir necesidades de centros estatales y organismos de la Administración Central del Estado cubano.

Hay que tomar en cuenta que esto constituye un gran paso para continuar ampliando (claro esta, en la medida de las posibilidades financieras) la informatización de la isla.

Este proyecto esta fabricar algo así como unos 500 equipos todos los días, la cual es una meta ambiciosa, pero no imposible de alcanzar, esto gracias a la excelente organización que tiene y también gracias a la colaboración en conjunto de la empresa privada y el estado cubanos, claro esta, sin dejar atrás el importante papel que cumple la Universidad en este bonito proyecto, que sin duda alguna, tendrá un muy buen futuro.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJAR RESPUESTA