La décima séptima edición del Festival Cumbre Tajín presentará del 19 al 21 de marzo una oferta cultural única en el Parque Takilhsukut, ubicado en Papantla Veracruz. Entre muchas otras opciones, ofrecerá una inmersión en la cultura totonaca gracias a las Casas-Escuela del Centro de las Artes Indígenas; amplio catálogo musical para toda la familia en el Árbol del Zapote; vuelos de niños, adultos y mujeres practicantes de la Ceremonia Ritual de Voladores; la participación de más de mil danzantes del Totonacapan y México en la Plaza del Danzante; gran cantidad de opciones musicales para los niños en el escenario de Xanatlín; muchísimas actividades creativas para todas las edades en la Zona de talleres; audiovisuales de múltiples temas y orígenes en la iv Muestra Internacional El Cine en la Cumbre, y la más grande reunión de sanadores en el Nicho de la Purificación para encontrar el equilibrio físico y espiritual.

El Centro de las Artes Indígenas es la institución de reflexión, enseñanza y práctica de las artes de la tradición Totonacas. Durante todo el año, los maestros y alumnos llevan a cabo la transmisión integral de los rituales y las prácticas creativas de su cosmovisión. Es parte de la Lista Mundial de Mejores Prácticas de Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (unesco, 2012). En sus Casas de Tradición se vive una inmersión única en la cultura Totonaca al dialogar con los anfitriones y tomar parte de talleres, exposiciones, conferencias, juegos, demostraciones, danzas y muchas sorpresas.

Por su parte, en el Árbol del Zapote los ritmos y las expresiones lúdicas esperan a toda la familia para zapatear con Las Verdes Matas y Son Repique, probar el falsete con Sonecito y sus Huastecos, escuchar a la Banda del cai, conocer al mariachi tradicional Los Pitayeros, acercarse a la propuesta de la cantautora argentina Flor Villagra, escuchar las letras universales de Aldo García, acompañar a los trovadores cubanos de Calle Cuatro, surfear con Yucatán a Go Go, descubrir la música de Mozambique con Neco Novellas y dejar correr la imaginación durante el Maratón de cuentos.

Para los niños y los jóvenes, en el escenario de Xanatlín podrán roquear con Los Amos del Recreo, acompañar a los trovadores de Calle Cuatro, escuchar la armonía del Coro del cai, imaginar con el Maratón de cuentos, surfear con Yucatán a Go Go, zapatear con Son Temoyo y Las Verdes Matas, escuchar a la orquesta sinfónica de Son de la Sierra, divertirse con los chistes de Perico el Payaso Loco y asombrarse con los títeres de Merequetengue. Además, más de una docena de talleres los esperan en Cumbre Niños.

La zona de talleres es otra área de gran interés en Cumbre Tajín, ahí se puede aprender la danza totonaca de los Guaguas, seguir los pasos de la danza del Venado, elaborar una estrella de palma, hacer cestos con bejuco, armar un papalote, picar papel para adornar, construir una sonaja de Guaguas, inventar flores con hoja de maíz y moldear figuras de cera.

Como cada año, la Ceremonia Ritual de Voladores muestra su esplendor en la Plaza del Volador y en la Casa de las Danzas Tradicionales. En la primera, vuelan los adultos del Totonacapan, San Luis Potosí y Puebla, que este año incluyen a mujeres voladoras y vuelos mixtos. En la Plaza de las Danzas Tradicionales descienden los alumnos de las Escuelas Comunitarias de Niños Voladores. Así, este Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (unesco, 2009) se muestra en toda su belleza, simbolismo y práctica.

En cuanto a las danzas tradicionales, en la Plaza del Danzante se presentan danzas del Totonacapan y de México. Este año, tendrán presencia más de mil danzantes. Además, hay un conversatorio en torno a los orígenes, la preservación y la enseñanza de las danzas, y una exposición de códices elaborados en las comunidades totonacas.

Como desde hace 17 años, Cumbre Tajín reúne a los médicos tradicionales totonacas, temazcaleros de diversas tradiciones, terapeutas alternativos y lectores de oráculos para ofrecer un espacio de sanación sin referente, el Nicho de la Purificación. En esta edición, además, hay sanadores invitados de Perú, la nación wixárika, Cuetzalan, la tradición maya-tzotzil y la Huasteca.

Y, como la vida se ve mejor en el cine, la IV Muestra Internacional El Cine en la Cumbre presenta en la Sala Esperanza García Dionisio treinta audiovisuales de nueve países y cinco estados mexicanos, lo que incluye producciones de origen rarámuri, náhuatl, mapuche, zapoteca, quechua, aymara y totonaca.

Con estas actividades, y muchísimas más, Cumbre Tajín es el lugar ideal para recibir la primavera.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA