La tuberculosis cobró la vida de al menos seis mil venezolanos durante el año 2015, debido a la paralización de los programas oficiales para prevenir la enfermedad, aseguró hoy el médico Rafael Hidalgo.

“Este flagelo, que en la década de los años 40 (del siglo pasado) representó la segunda causa de muerte en Venezuela, reapareció y comienza a hacer estragos en la población”, precisó el exdirector del extinto Ministerio de Sanidad y Asistencia Social (MSAS).

En diálogo con Notimex, señaló que aunque se carece de cifras oficiales sobre la tasa de mortalidad y morbilidad, el número de personas fallecidas el año pasado habría podido llegar a seis mil, según estimaciones de la red pública de salud.

“La tuberculosis es una de las infecciones más antiguas y conocidas que afectan al ser humano y la misma está muy ligada a dos condiciones socioeconómicas que han existido y prevalecido en toda la historia de la humanidad: la pobreza y la desnutrición”, afirmó.

Refirió que paradójicamente, un país que en 1926 fue pionero en la lucha contra la tuberculosis hasta vencerla, gracias a los conocimientos y estructura sanitaria creada por el médico José Ignacio Baldó, nuevamente es presa de este terrible flagelo.

“Este año en la consulta hemos observado como los casos de personas diagnosticadas con tuberculosis se han venido incrementando, por lo que las mismas son remitidas de urgencia al centro especializado de El Algodonal para que cumplan el tratamiento respectivo”, señaló.

Hidalgo recalcó que esta enfermedad se transmite a través de la tos o estornudo de un individuo infectado, quien expulsa los bacilos al aire y una persona sana los inhala y se contagia.

“Especialmente los pulmones resultan afectados, aunque también podría perjudicar otros órganos”, enfatizó el profesional de la medicina.

Enfatizó además que la tuberculosis es una enfermedad social, íntimamente ligada a la pobreza, la desnutrición, el hambre y el hacinamiento, es decir, factores que alteran el sistema inmunológico de las personas y las hacen más susceptibles de contraer el bacilo.

“Es probable que en Venezuela el desabastecimiento de los alimentos de la cesta básica, esté ocasionando un estado de desnutrición en la población más desposeída al no poder acceder a una dieta balanceada, por lo que habría que evitar la propagación del vector”, aseveró.

Hidalgo recomendó a la ciudadanía evitar participar en aglomeraciones donde pudieran ser contagiadas, tales como el metro de Caracas, mercados, playas públicas, estadios, cines, colas para la compra de alimentos y peregrinaciones religiosas.

SIN COMENTARIOS

DEJAR RESPUESTA