El diputado local y presidente de la Comisión Permanente de Salud y Asistencia, José Kirsch Sánchez, planteó la exhumación y posterior realización de una autopsia a los dos menores que murieron hace días en una comunidad de Coxquihui y que desató la inconformidad de los pobladores de ese municipio, al grado de enfrentarse con elementos de Seguridad Pública.

Al tomar el micrófono, durante la sesión ordinaria de la Diputación Permanente, el legislador perredista afirmó que es necesario conocer en qué condiciones murieron los niños.

“Yo hasta pediría, si los padres lo permitieran, -hacerles- una autopsia para saber las causas (de la muerte), porque hasta el momento los reportes refieren que no hay ninguna enfermedad de influenza”, mencionó.

No obstante, aclaró que ambos fueron atendidos en hospitales distintos a los del sector salud veracruzano, pues que uno fue atendido en Puebla y el otro en una clínica privada.

“No fueron atendidos en el sector salud (de Veracruz), uno fue atendido en un hospital particular y otro en un hospital del estado de Puebla; por eso se tiene que investigar la causa del por qué, qué mala atención hubo”, insistió Kirsch Sánchez.

Negó que exista algún brote infeccioso o alguna enfermedad como leptospirosis o ébola en la zona, esto al responder a su homóloga del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Águeda Salgado Castro, quien pidió atender el desabasto de medicamentos, vacunas, materiales, instrumentos y aparatos médicos o quirúrgicos en los centros asistenciales del estado.

“Mentira, está todavía en investigación. Sin embargo, han salido negativos en sus estudios,”, refrendó el diputado al acusar que el fallecimiento de los menores se usó como “maniobra política”.

“La Jurisdicción Sanitaria envió dos brigadas que hicieron siete tomas de muestras de agua y 176 estudios a la población, en los cuales estuve presente. Se dieron 86 consultas en ese tiempo y precisamente el día domingo que tenía que ir la doctora María Luisa González se bloqueó la carretera”, aseveró al respecto.

Por ello criticó que si el personal médico acudía a ayudar, no se le permitiera llegar a la comunidad; cuestionando además el uso de la fuerza pública para dispersar a los manifestantes, sin agotar el diálogo para solucionar el conflicto carretero.

“A veces las cosas llevan a extremos porque se pierde la cordura y se pierde el tema del diálogo que debe prevalecer”, comentó.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA