El alcalde de Veracruz, Ramón Poo Gil, deslindó al Ayuntamiento de los presuntos actos de corrupción, que de acuerdo al presidente del Comité del Carnaval, José Luis Pérez Fraga, se cometieron en ediciones anteriores y que involucran a una familiar de Javier Duarte.

Explicó que la administración que encabeza no tuvo nada que ver con la contratación de espectáculos artísticos ya que ese era un tema del que se hacía cargo directamente el gobierno estatal, por lo que el municipio no tenía injerencia.

“Lo que fueron los carnavales 2014, 2015, 2016, el gobierno del estado apoyaba en especie con lo que es el elenco artístico que se llevaba para el disfrute y goce de los ciudadanos y de los turistas entre otros tipos de apoyos”.

Respecto a las “mordidas” que daban los proveedores como en el caso de los baños móviles en donde el Comité señaló que detectó un presunto soborno de 120 mil pesos, respondió que él ha sido “el primer combatiente” en ese sentido.

“Hay un número importante de baños que se daban para que el DIF Municipal los atendiera a través de personas con discapacidad y para eso se les hacía una capacitación”.

Sostuvo que no hay “elementos” para respaldar las declaraciones del presidente del Comité del Carnaval.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA