Las desapariciones de mujeres y feminicidios se duplicaron en apenas tres años, reveló la coordinadora del proyecto “Asesinatos de Mujeres y Niñas” de la Facultad de Antropología de la Universidad Veracruzana (UV), Estela Casados González.

Y es que en 2014 se contabilizaron 87 casos de desapariciones, pero en 2016 la cifra llegó a 336, y en lo que va de 2017 ya se contabilizaron 195.

Detalló que de los 87 casos en 2014 al menos 43 fueron desapariciones de menores de edad y 37 de mujeres adultas; en 2015, cuando la cifra llegó a 150, al menos 89 fueron menores de edad y 33 adultas, y ya para 2016 de las 336 desapariciones, 172 fueron de menores de edad y 95 de adultas.

Dijo que los municipios con mayor índice de violencias contra las mujeres son Tierra Blanca, Veracruz, Coatzacoalcos, Xalapa, Córdoba, Papantla, Minatitlán, Las Choapas y Tuxpan.

En general, explicó que la violencia contra mujeres en Veracruz se duplicó al pasar de 295 casos reportados en 2014 a mil en 2016.

Reprochó que, en los casos de desaparición, la Fiscalía General del Estado (FGE) minimiza los hechos al decir que las mujeres “se fugan con el novio”, sin siquiera descartar primero que se trate de casos tráfico de mujeres.

“Lamentablemente en pocos casos efectivamente sí se van con el novio, pero ¿hasta qué punto estamos hablando de enganchadores, que es un oficio bien hecho, y hasta qué punto es una cuestión de sentimiento?”.

Precisó que la violencia contra las mujeres afecta con mayor incidencia a quienes tienen entre 11 a 15 años de edad, y que es la violencia física, psicológica, familiar y sexual, las más comunes de las que son víctimas.

En el rango de 16 a 20 años, la académica relató que en 2014 las mujeres reportaron 8 agresiones; en 2015, 23 ataques y en 2016, 34 casos.

En el caso de las mujeres de 21 a 25 años, en 2014 se reportaron 7 agresiones; en 2015, 15 ataques y en 2016, 26 agresiones.

Las mujeres de 26 a 30 años sufrieron 14 agresiones en 2014; igual cifra en 2015 y 20 ataques en 2016.

No obstante, precisó que no es que los demás tipos de violencia sean menores, sino que son menos denunciadas ya sea ante la autoridad competente o ante los medios de comunicación.

Explicó que la violencia económica y patrimonial también está presente en la vida de las mujeres, aunque por diversas razones se denuncian con menos frecuencia.

En el caso de la violencia psicológica, Casados González reportó que en 2014 hubo 68 casos; en 2015 con 271 y 2016 con 360 reportes.

En cuanto a violencia patrimonial también hubo un incremento, pues durante el 2014 se denunciaron solo dos casos mientras que ya para 2016 la cifra llegó a 38.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA