El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares dio a conocer que se procederá penalmente en contra del alcalde de Coxquihui, Reveriano Pérez y de todo aquel implicado en el cierre de la carretera a la comunidad de Ojite de Matamoros que realizaron el día de ayer, para exigir mayor atención médica tras el brote de una enfermedad de tipo respiratorio, que cobró la vida de un menor en esa zona y uno más en Puebla.

Señaló a militantes de Morena, al alcalde y a su esposa particularmente, como los responsables de la manifestación que impidió durante varias horas el paso de personal médico a la zona donde surgió el brote.

“El día de ayer, de la manera más demagógica y más vil un grupo de personas militantes de Morena y alentados por el alcalde en proceso de desafuero de Coxquihui, tomaron la carretera impidiendo el paso de más médicos y enfermeras a la población de Ojite de Matamoros donde se había presentado el brote, su argumento es que querían que se pusiera otro laboratorio en el lugar”, precisó.

Sin embargo debido a la complejidad que un laboratorio representa, era imposible instalarlo, pues además los exámenes de laboratorio de los menores enfermos, ya se habían hecho en la ciudad de Poza Rica, explicó; ante esto ordenó el desalojo de la carretera.

“Por la tarde di la instrucción de desalojar y proceder penalmente en contra de los responsables de ese bloqueo que no tuvo ninguna razón. (…) No se vale hacer política y hacer demagogia con la salud de los niños”, agregó.

El gobernador afirmó que el brote de la enfermedad de tipo respiratorio ya está controlado, los 11 menores hospitalizados ya fueron dados de alta.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA