Luego de que se venciera el plazo para registrarse en el Programa de Incorporación del Reordenamiento del Transporte, un promedio de mil taxistas de Orizaba que no se inscribieron podrían recurrir al amparo, esto con la finalidad de evitar que la Dirección de Transporte Público les detenga las unidades.

Durante la reunión celebrada por la Coalición de Taxistas en la zona centro, la mañana de este domingo, el dirigente Jairo Guarneros Sosa, señaló que en la región de Orizaba son al menos mil concesionarios los que se van al amparo. “Quienes no se hayan inscrito al programa, tiene el derecho jurídico de defenderse y se puede recurrir al amparo ante este reordenamiento, estamos negociando el costo del amparo, y creo que nos va a salir más barato que eso del reordenamiento”.

Agregó que los concesionarios y chóferes de taxis se han manifestado en contra del reordenamiento ya que si el concesionario comprueba que pagó los 250 salarios a Sefiplan no tienen por qué crearle problemas. “En el periodo de Duarte se dieron órdenes de pago y títulos de concesión que no corresponde a las órdenes de pago, entonces, el problema fue de la administración estatal, no fue de Duarte, ni de los taxistas”.

Posterior a la reunión más de 200 taxistas se trasladaron en caravana a la cuidad de Córdoba, con la finalidad de manifestarse ante la visita del gobernador a esta ciudad.

“En Córdoba no sé porque los que se dicen líderes son timoratos y entreguistas y tienen miedo de decirle sus cosas al gobernador, pero si sus agremiados le quieren entrar, son bienvenidos; ya que los elementos de Transporte están obligados a regresar la unidad, porque aplican los elementos del amparo”.

Durante la manifestación Guarneros Sosa señaló que quienes pagaron el reordenamiento en tiempo y forma, sobre todos los que lo hicieron de manera electrónica, tienen que recurrir al módulo para seguir el proceso. “Quienes pagaron no tienen que ocultar sus unidades, ellos pueden trabajar y andar trayendo ese recibo y el pago que hicieron y con eso no tendrán porqué ser molestados”.

Jairo Guarneros insistió en que quitarle la concesión a un taxista con todos sus derechos de tenerla “es un castigo excesivo” porque fue al igual que muchos, víctima de un sistema corrupto en donde los funcionarios se llenaron los bolsillos de dinero. “Algo que el nuevo gobierno también quiere hacer mediante una medida recaudatoria disfrazada de ley”.

Para finalizar, el dirigente de los taxistas dejó en claro que no permitirán que se haga uso de la fuerza pública con apoyo de la Policía Estatal, pues si lo hacen serán denunciados por abuso de autoridad. “Quitarle la concesión a un taxista con todos sus derechos de tenerla es un castigo excesivo, porque fue al igual que muchos, fue víctima de un sistema corrupto”.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA