Afectados por la obra del túnel sumergido pidieron al gobierno de Coatzacoalcos que responda por los daños en su vivienda, tal y como quedó asentado en un contrato firmado hace un par de años entre ambas partes.

La señora Josefina Pichardo explicó que su casa –ubicada sobre la calle Vía Casa Redonda- fue la que mayores afectaciones presentó por el millonario proyecto, a tal grado que fue declarada como pérdida total y hace cuatro años las autoridades de Protección Civil ordenó a la familia que desalojaran el inmueble.

A consecuencia de lo anterior, la familia perdió su patrimonio, incluido un estudio de grabación musical y un consultorio dental, es decir, el sustento diario.

El matrimonio Barcelata Pichardo tuvo que mudarse junto con sus dos hijas a otro lugar, lo que generó gastos importantes, tal y como sucedió con otras familias de la misma calle, en la colonia Esfuerzo de los Hermanos del Trabajo.

Sin embargo, el ayuntamiento se comprometió a pagar los daños y, a excepción de ellos, liquidó prácticamente a todos los afectados.

Los meses transcurrieron y hasta la fecha la administración municipal no ha realizado los tres pagos acordados en un contrato firmado por el alcalde Joaquín Caballero Rosiñol, la señora Josefina Pichardo y como testigo el regidor Luis Rendón Martín.

El presidente municipal, por su parte, sólo les ha dado largas durante los últimos meses, pues a pesar de que han dialogado en su oficina e incluso en eventos públicos, no hay fecha para que les paguen.

La señora Josefina y su esposo Willy Barcelata buscaron nuevamente al alcalde de la ciudad previo a la ceremonia de bodas colectivas, pero sólo les dijeron que en breve quedará solucionado el asunto.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA