Cambiar la marca de medicamentos o sustituirlos por otros contrarios a los que recetó el médico pueden no funcionar o generar efectos adversos, en especial si se trata para pacientes trastornos mentales, recalcó el doctor Rafael Maciel.

El director médico de Apopharma sostuvo que en muchos de los casos los vendedores de las farmacias sugieren a los pacientes medicamentos de menor costo a los que aparecen en las recetas médicas, una situación que llega a perjudicar el tratamiento de los pacientes con algún tipo de trastorno mental.

“Hay que trabajar en la no sustitución (de medicamentos) cuando aplique en casos como los de padecimientos de esta índole. Sí no hay control en la depresión el paciente tiene remisiones y si hay una ansiedad el paciente no cura su ansiedad”, subrayó.

Enfatizó que es fundamental respetar la receta médica y se pronunció para que en ellas se establezca la indicación de no modificarla e incluso de que sea el médico tratante quien pueda sugerir un segundo medicamento, y que no sean los vendedores de las farmacias quienes ofrezcan otra opción.

Expuso que los medicamentos especializados son más difíciles de cambiar, sin embargo, reconoció que aún falta por hacer para impulsar una cultura del respeto para las prescripciones en México.

“La Secretaría de Salud acaba de publicar ahora en agosto una nueva norma de fármaco-vigilancia. Hoy en día pacientes, los médicos, colegas y cualquier persona puede reportar efectos adversos al tomar un medicamento. Si el medicamento no funcionó eso hay que reportarlo”.

Durante el lanzamiento de la nueva división de Apopharma llamada Laboratorios Apotex para traer a México nuevos fármacos para tratar Alzheimer, Parkinson, Depresión, Neurosis, Esquizofrenia y Ansiedad, el doctor Rafael Maciel se pronunció por castigos para los laboratorios que no cumplan con los efectos esperados.

Por su parte el presidente de la Asociación Psiquiátrica Mexicana, Enrique Chávez -León, dijo que de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud se estima que 15 millones de personas en México padecen algún trastorno metal y que solamente uno de cada 10 pacientes recibe atención especializada.

Destacó que de ellos los padecimientos más comunes son la ansiedad y la depresión, donde en algunos casos los tratamientos fallan o no se llevan a cabo como deberían porque los pacientes cambian de fármacos.

“Ahora ese es el problema principal por el que recaen, cambian de marca, y cuando uno les pregunta de qué laboratorio es y salen con un nombre desconocido uno busca en internet y no existe”, lamentó.

Deja un comentario

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA